Volver a los detalles del artículo El petróleo es el excremento del diablo. Demonios, satanes y herejes en los extractivismos Descargar Descargar PDF