Volver a los detalles del artículo Desarticulando la evolución del lenguaje. Wittgenstein y los juegos de lenguaje con animales