Volver a los detalles del artículo EL MONTO ESTIMADO POR LOS ACTORES NO MARCA EL LÍMITE DE LA PRETENSIÓN Descargar Descargar PDF