Volver a los detalles del artículo «Rhodes debe caer»: las universidades sudafricanas como campo de lucha