Bioética de la atención de enfermería al enfermo terminal

Contenido principal del artículo

Autores

Francisco Javier León Correa

Resumen

Aunque parte importante de las decisiones que han de tomar los equipos de salud en la atención a enfermos terminales corresponde al médico o al equipo médico, no es menos cierto que las consecuencias de esas decisiones afectan de manera muy clara el quehacer diario y la conciencia de las enfermeras que deben cuidar y atender a esos pacientes. Y, por otra parte, los cuidados de enfermería que deben darse a los enfermos terminales también plantean sus propias tomas de decisiones éticas que han de saber resolver -o intentar resolver- las propias enfermeras. Además, en la fase final de la vida «disminuye lentamente la función del médico y se hace más importante la de la enfermera: pasa a ser una importante fuente de información y consulta, y toma cada vez más la iniciativa» (1).

 

Como señalan expertos en cuidados paliativos, «el médico, cuando considere que el proceso es irreversible y terminal según los indicadores científicos objetivos, abandonará la idea de curar y se empleará a fondo en el oficio “muyexigente de ciencia, competencia y humanidad, que consiste en aliviar y consolar, en procurar su mayor bienestar material y espiritual, así como prestar su apoyo a los allegados de éste” (1). Desde el punto de vista clínico, es bien conocido que los pacientes que son ayudados a enfrentarse con la muerte y a sobrellevar ese conocimiento, atraviesan esta etapa con más paz y con menos síntomas de alteraciones del comportamiento» (2).

 

La mayoría de estos pacientes no fallece de forma súbita, sino que normalmente entra en un período de deterioro gradual muy importante con disminución progresiva del nivel de conciencia, cambios bruscos o crisis con fallos orgánicos multisistémicos, etc. El tiempo que transcurre desde el inicio del coma a la muerte es muy variable y va desde unas pocas horas a un par de semanas, pero generalmente ocurre en 24-48 horas. Este sería el período propiamente terminal del enfermo, aunque aquí utilizaremos un concepto más amplio que puede comenzar cuando se diagnostica una enfermedad o situación crónica irreversible, que va a causar la muerte del paciente. Son situaciones que producen un gran impacto emocional tanto en el paciente como en la familia y en el propio equipo sanitario que ha estado intentando su curación, el cual debe cambiar desde ese momento el enfoque y la finalidad de su actuación (3).

Detalles del artículo

Licencia

Licencia Creative Commons
NOVA por http://www.unicolmayor.edu.co/publicaciones/index.php/nova se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Así mismo,  los autores mantienen sus derechos de propiedad intelectual sobre los artículos. 

Carta de originalidad y cesión de derechos de publicación

Se debe presentar para proceso editorial con fines de publicación del artículo una carta de originalidad y cesión de derechos de publicación (Descargar Aquí)

 

Referencias

1 J. van der Aren A. La participación de la enfermera en la parte final de la vida. Consejo Internacional de Enfermería. Enfermería Actualidad 1997;IX:12.

2 Astudillo W, Mendinueta C, Astudillo E. Cómo ayudar al paciente en sus últimos días. Medicina y Persona 1992 ene-mar:33.

3 Vega J, Centeno C, Martínez León M, Martínez Baza P. Bioética de la situación terminal de enfermedad. V Jornada de la S.E. de Medicina Legal y Forense; 1992 Oct 7-9; Córdoba, España.

4 Astudillo, ob.cit.: 33-36.

5 Nieves Martín E. La relación clínica con el paciente difícil. Documentos SEMFYC 7. Sobre Bioética y Medicina de Familia. Palma de Mallorca: SEMFYC; 1996:63-7.

6 Kass LR. Eutanasia y autonomía de la persona: vivir y morir con dignidad. Human Life Review 1989;XVI.

7 Vega J y otros, ob.cit.: 5.

8 Twycross. Manejo terapéutico del dolor en el cáncer. Trad. De Lab. Sarget; original en Primary Care &Cancer 1988;V.

9 Espejo Arias MD. Los cuidados paliativos. 1997: 132.

10 Gutiérrez M, De la Fuente M. Problemas éticos de enfermería en Unidades de Cuidados Intensivos. Cuadernos de Bioética 1994;3:182-5.

11 Congreso Mundial de Medicina y Cuidados Intensivos. Declaración de Ética en Medicina Crítica y Cuidados Intensivos. Madrid; 1996.

12 Martinón JM, et al. Algunas reflexiones sobre ética en Cuidados Intensivos Pediátricos. Cuadernos de Bioética 1996;26(2):149- 155.

13 Rossner F. Withdrawing fluids and nutrition: an alternate way. Bulletin of the New York Academy of Medicine 1988 Jun;64(5):363-75.

14 Martínez Baza P, Vega Gutiérrez J, Centeno C. Bioethics of nutrition and hydration in oncological patients en a terminal situation. IX Simposium de la Org. Europea para Prevención del Cáncer; 1991 Oct 17-19, Madrid, España.

15 Astudillo W, Mendinueta C, Tamés J. La alimentación en el enfermo terminal: consejos dietéticos. Rev. Medicina, Universidad de Navarra 1992;IV-VI:31-7.

16 Vega J y otros. ob.cit.: 7.

17 Colomo J. Muerte cerebral: biología y ética. Eunsa; 1993.

18 President’s Commission for the Study of Ethical Problems in Medicine and Biomedical and Behavioral Research. Deciding to Life Sustaining Treatment. Washington: Government Printing; 1982, y Making Health Care Decision.Washington: Government Printing; 1983.

19 Centeno C, Núñez Olarte JM. Revelación del diagnóstico a enfermos oncológicos en situación Terminal. Cuadernos de Bioética 1996;2:156-63.

20 Hennezel M de. La muerte íntima. Barcelona: Plaza y Janés; 1996.

21 Boyero B. Ética de la relación enfermo terminal y entorno familiar. Cuadernos de Bioética 1996;2:168-72.

22 Bermejo JC. Humanizar la salud. Humanización y relación de ayuda en enfermería. San Pablo, Madrid; 1997.
-------------------------------------------------------------------------------
DOI: http://dx.doi.org/10.22490/24629448.1049

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.