Volver a los detalles del artículo LA TRANSMISIÓN AUTOMÁTICA DE INFORMACIÓN. ¿HACIA UN ESTANDAR GLOBAL DE INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN?